viernes, 18 de mayo de 2018

Guatemala. 29.000 indígenas sin agua por los negocios del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez


Lo que está sucediendo en Guatemala es que alrededor de 29.000 pobladores de la etnia quekchí de las comunidades cercanas al río Cahabón, en el Departamento de Alta Verapaz, están dejando de tener acceso al agua. Este río es uno de los más extensos y caudalosos del país centroamericano. Nace en la Sierra de las Minas y desemboca casi 200 kilómetros después en el lago de Izabal. El Cahabón cuenta con hasta seis centrales hidroeléctricas, algunas ya en funcionamiento y otras en construcción. El resultado es que casi 30 kilómetros de este río se encuentran prácticamente secos, sobre todo en la época no lluviosa, que es cuando los habitantes más necesidad tienen de él.


GUATEMALA. 29.000 INDÍGENAS SIN AGUA 
POR LOS NEGOCIOS DEL PRESIDENTE 
DEL REAL MADRID, FLORENTINO PÉREZ


Por Nuria López (RT)

Activistas de Greenpeace cortaron el mes pasado el agua de las oficinas de ACS, la empresa de Florentino Pérez, el conocido empresario español y presidente del club de fútbol Real Madrid, ubicadas en un emblemático edificio de la importante Avenida Pío XII de la capital española. Semanas después el mismo escenario era escogido por activistas de la ONG Ecologistas en Acción para realizar un acto de protesta tumbados en el suelo y teñidos de pintura roja que imitaba sangre; escogieron el día que tenía lugar la Junta de Accionistas de la empresa.

El lema de los primeros era ‘ACS destruye los ríos de Guatemala’, el de la segunda protesta ‘ACS contra la vida’. Greenpeace eligió la acción simbólica de cortarles el agua para denunciar que la compañía española está dejando sin agua a miles de indígenas en Guatemala con sus proyectos. Ecologistas en Acción, por su parte, denunciaba las violaciones de derechos humanos y los impactos medioambientales de las empresas de Florentino Pérez tanto en el país centroamericano como en Palestina.

Estas han sido las últimas protestas en Madrid, pero el conflicto viene de lejos. Desde 2011 Florentino Pérez se enfrenta a las manifestaciones de las comunidades indígenas cercanas al proyecto Renace, que desde ese año está siendo construido por una filial de ACS, el gigante empresarial de Pérez, el Grupo Cobra. Con la ayuda de las organizaciones no lucrativas de defensa del medioambiente y de los derechos de los pueblos indígenas hace tiempo que se ha intentado internacionalizar la problemática, hacer partícipe a la opinión pública mundial de lo que está sucediendo en Guatemala.

Hay varias campañas de petición de firmas puestas en marcha por la ONG Alianza por la Solidaridad. Una de ellas pide la paralización de las obras. Ya lleva más de 32.000 firmas y cuando llegaron a las 25.000, el 2 de noviembre, realizaron una entrega en la sede de ACS. La otra pide la excarcelación del líder quekchí Bernardo Caal Xol, en prisión preventiva desde el 30 de enero. Más de 5.000 personas han firmado ya la petición.

¿Y qué está sucediendo en Guatemala?

Lo que está sucediendo en Guatemala es que alrededor de 29.000 pobladores de la etnia quekchí de las comunidades cercanas al río Cahabón, en el Departamento de Alta Verapaz, están dejando de tener acceso al agua. Este río es uno de los más extensos y caudalosos del país centroamericano. Nace en la Sierra de las Minas y desemboca casi 200 kilómetros después en el lago de Izabal. El Cahabón cuenta con hasta seis centrales hidroeléctricas, algunas ya en funcionamiento y otras en construcción. El resultado es que casi 30 kilómetros de este río se encuentran prácticamente secos, sobre todo en la época no lluviosa, que es cuando los habitantes más necesidad tienen de él.

Las comunidades de la región utilizaban el río para lavar, para pescar y, sobre todo, para proveerse de agua potable tanto para consumo personal como para abastecer sus cultivos.

Todo esto ha sucedido sin la consulta y el consentimiento de los pueblos indígenas afectados. El complejo Renace comenzó a construirse en 2002. Aunque estuvo precedido por la construcción de otra hidroeléctrica, Oxec, que ya se enfrentó a las mismas problemáticas. Renace consta de cinco fases repartidas en un extenso tramo del río Cahabón y desde el principio ha tenido graves carencias en los procedimientos de evaluación medioambiental.

El producto pretende ser la hidroeléctrica más grande del país. Aunque es propiedad de la empresa guatemalteca Corporación Multi Inversiones (CMI), ésta subcontrató la realización de las últimas tres fases (Renace III, IV y V) a la empresa española Grupo Cobra, perteneciente al conglomerado empresarial de Florentino Pérez, ACS, un gigante con más de 210.000 empleados y presencia en 80 países.

El Grupo Cobra tiene una amplia experiencia en América Central en la construcción de centrales minihidráulicas y de tamaño mediano. La visita en 2014 de Pérez a Guatemala reavivó las protestas, aunque nada cambió. Cobra siempre se ha remitido a que ellos solo son una subcontrata y no tienen nada que ver con las protestas de las poblaciones afectadas. Sin embargo, su participación está cuestionada en atención al principio de Debida Diligencia, que obliga a la protección ambiental en otros países.

Para el abogado de la organización guatemalteca Madre Selva, Vladimir Soto, como empresa internacional que trabaja en el territorio guatemalteco, “debió de garantizar que se cumplieran las leyes nacionales antes de iniciar la construcción de las hidroeléctricas, específicamente el derecho a la Consulta a Pueblos Indígenas”. Por este motivo, Alianza para la Solidaridad presentó una queja ante ACS por no cumplir con estos requisitos así como las obligaciones de responsabilidad social empresarial a las que se encuentra sujeta la compañía.

Soto ha sido el encargado de presentar la acción constitucional de amparo contra el ministro de Energía y Minas guatemalteco en nombre de Ana Rutilia Ical Choc, vecina del municipio de San Pedro Carchá y miembro de la comunidad quekchí, por la construcción del proyecto Renace.

Las denuncias y protestas se suceden

Desde 2002 las protestas se suceden. De hecho, las poblaciones de Santa María de Cahabón, del departamento de Alta Verapaz, a partir de 2015 han consolidado un movimiento de resistencia pacífica, en el que participan unas 115 comunidades, para realizar acciones con el fin de detener la instalación del ingenio hidroeléctrico a través de la Consulta Comunitaria que les permita decidir sobre sus bienes naturales y territorio.

La construcción de estas infraestructuras ha estado rodeada de denuncias de vulneración de derechos e impactos ambientales, de aumentar la conflictividad en el interior de las comunidades y de criminalización de los opositores.

Sin derecho a la participación y a la información

La principal denuncia, nos cuenta Vladimir Soto, es la violación del derecho a la consulta previa, libre e informada de conformidad con lo establecido con el Convenio 169 de la OIT, “debido a que se implementan estos proyectos en territorio de pueblos indígenas, afectando su forma de vida y su cosmovisión maya”. La consulta debió ser realizada por parte del Estado de Guatemala, pero al no realizarla, “las empresas involucradas debían de exigir su cumplimiento, en este tema se basa la acción de amparo interpuesta”, nos relata el abogado.

La normativa establece que los estudios de impacto ambiental deben contar con un plan de participación pública que contenga la sociabilidad de proyecto en la comunidad, documentar que ha habido participación social y describir una metodología para la resolución de conflictos.

Guatemala hasta el año pasado no había ratificado el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo que obligaba a reglamentar el procedimiento de consulta libre, previa e informada de los pueblos indígenas. En julio de 2017 el presidente de la República, Jimmy Morales, presentó la guía operativa para la implementación de la consulta a los pueblos indígenas. El derecho de las comunidades se ha visto restringido cualitativamente. Ya no podrán elegir sobre qué se les tiene que preguntar, y tampoco podrán decir ‘no’, puesto que este proceso busca ahora “acuerdos de mitigación de los impactos de la obra”.

Lo cierto es que con anterioridad a la publicación de esta guía, los pueblos tampoco habían sido preguntados e informados. Los únicos trámites de los que hay constancia son los que hizo CMI para cubrir los trámites de Renace II y Renace III, cuando contrató a la consultora SIGA, que realizó una encuesta en la que tan solo preguntó a 57 personas sin dejar claro que el sondeo tenía que ver con el derecho de consulta. “Nadie nos explicó que nos íbamos a quedar sin río”, aseguran los comunitarios en declaraciones recogidas en una investigación de la ONG Alianza por la Solidaridad.

En agosto de 2017 las comunidades decidieron votar por su cuenta en el municipio de Santa María de Cahabón, donde se obtuvieron 27.000 votos en contra de las hidroeléctricas y 20 votos a favor. El Estado no reconoció esta consulta.

Sin agua y electricidad en zonas rurales

El Informe Anual Circunstanciado 2017 del Procurador de los Derechos Humanos de Guatemala, el último disponible, recoge que en todo el país entre 2000 y 2014 aumentó un 10% el número de trabajadores, mientras que el porcentaje de ingresos destinados a remuneraciones disminuyó más de un 3%. En ese mismo periodo la pobreza aumentó del 53 al 56% y la pobreza extrema lo hizo del 15 al 23%. El 70% de los trabajadores se encuentra en la economía informal y solo 3 de cada 10 igualan o superan el salario mínimo vigente. Obviamente, la situación de las mujeres es peor.

En este marco, el documento también denuncia que en el área rural del país el 33% de las viviendas no tiene acceso a agua, en conflictividad principalmente con agroindustrias, hidroeléctricas y minerías. El 90% de las fuentes del preciado líquido están contaminadas por la falta de tratamiento de las aguas residuales. Además, según el último dato del Banco Mundial, el 9% de los guatemaltecos no tiene acceso a luz eléctrica, unos dos millones de personas, sobre todo en zonas rurales.

En este contexto el grupo Cobra construye un complejo para CMI que producirá energía en parte para la exportación, en una zona, el departamento Alta Verapaz, en la que la mayoría de comunidades no tienen ni electricidad ni acceso al agua en sus viviendas, y ahora tampoco al río. Las quejas de los pobladores se centran en este aspecto en que el marco legal del país no protege el agua como bien público ni como derecho de la población, por lo que acaba predominando el derecho concesional a las industrias que precisan este recurso, mientras la población no dispone del mismo en cantidad y calidad suficiente.

“Los pueblos indígenas tienen una conexión especial con la naturaleza debido a su cosmovisión, para ellos el agua es vida y tienen respeto a los ríos, los cerros, la flora y la fauna”, cuenta Vladimir Soto. Dependen del río para su subsistencia. Ellos se dedican a la agricultura y la pesca y utilizan sus aguas para consumo diario y el privarles de los ríos “les afecta directamente en su modo de vida”, agrega.

Olvidados por el Gobierno

Aunque la Constitución de 1993 en su artículo 127 establece que las aguas son de dominio público, inalienables e imprescriptibles y que debe haber una regulación legislativa sobre su aprovechamiento, ésta todavía no se ha producido. No existe un marco en la actualidad de protección al Derecho Humano al Agua y al Saneamiento y no se han ratificado los tratados internacionales sobre la materia.

En 2012, según el Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2013 de la CEPAL, solo el 15% del agua abastecida por sistemas de red estaba desinfectada y solo el 66% de los usuarios tenían acceso a ella a través de un sistema de abastecimiento. La incidencia de enfermedades diarreicas en la población era alta.

Criminalizar las protestas

Según Alianza para la Solidaridad, la forma más común de criminalizar las protestas y a sus líderes es a través de las acusaciones de los delitos de detención ilegal, secuestro, instigación a delinquir, terrorismo y usurpación agravada. El delito de terrorismo se aplica en casos de protestas que incluyen daños a bienes, como puede ser la maquinaria de un proyecto.

Pero los líderes comunitarios enfrentan también otro tipo de agresiones que incluyen desapariciones, torturas, violaciones o amenazas. También el uso arbitrario de la prisión preventiva.

Según recoge Alianza por la Solidaridad, solo en 2015 se contabilizaron 84 detenciones arbitrarias, 493 agresiones, 13 asesinatos y 8 intentos de homicidios. Las organizaciones que han investigado no conocen que se haya condenado a empresas por el asesinato de dirigentes indígenas.

Desde 2016 un total de 226 activistas han sufrido algún tipo de agresión, amenaza o intimidación.

La única sanción contra el Grupo Cobra conocida es una multa de 470.000 dólares por la destrucción de un bosque próximo a sus instalaciones.

El emblemático caso de Bernardo Caal Xol

El 30 de enero fue detenido Bernardo Caal Xol. Desde entonces se encuentra en prisión provisional, a la espera de juicio. Los cargos de los que se le acusa son de lo más “peregrino”, cuenta a RT Rosa M. Tristán. Esta periodista de la ONG Alianza por la Solidaridad estuvo sobre el terreno documentando la situación en la región de Alta Verapaz. Bernardo Caal está acusado de robo y de secuestro, entre otros cargos. La legislación guatemalteca contempla como secuestro cualquier protesta que inmovilice un vehículo o que impida la salida o entrada de personas de cualquier instalación.

En una de las protestas contra el complejo hidroeléctrico los manifestantes bloquearon una furgoneta y sustrajeron algunos aparejos destinados a las obras, como picos y palas. Dos años después, trabajadores de la empresa dijeron que les parecía que Bernardo Caal estaba allí.

Caal es uno de los rostros visibles del descontento de las comunidades indígenas y quién firmó la primera denuncia judicial contra la predecesora de Renace, la hidroeléctrica Oxec, y para la periodista parece claro que ésta ha sido una manera eficaz de acallar a uno de los dirigentes.

“No es un asesino, no es un terrorista, es un maestro”, dice Rosa M. Tristán, que nos cuenta como ésta es una de las prácticas que se llevan a cabo para presionar y acabar con las protestas. “Se trata de la palabra de los trabajadores vinculados a la hidroeléctrica contra la del líder quekchí, mucho tiempo después, no hay más pruebas”, añade. Y estas acusaciones, según la entrevistada, son las que le mantienen en prisión preventiva. El pasado 19 de marzo el juez que debía encargarse del caso se inhibió. “La presión es constante de los poderes, a todos los niveles, que quieren paralizar este tipo de protestas”, afirma la periodista.

Antes de ser encarcelado Bernardo Caal ya declaraba: “Temo mucho que ocurra conmigo lo mismo que sucedió con Berta Cáceres”, la líder indígena hondureña que fue asesinada en 2016 tras denunciar durante años que recibía amenazas por parte de empresas y de fuerzas de seguridad del Gobierno, “aún así la mataron”. “Castigar a un líder quekchí como yo para que las comunidades aprendan a no protestar en contra de las hidroeléctricas”, es lo que pensaba Caal Xol que pretendía su persecución judicial, “si hay algo que no respetaron es consultar a las comunidades según el convenio 169 de la OIT”, añadía.

La relatora especial de la ONU sobre Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, estuvo en Guatemala la semana pasada, y visitó a Bernardo Caal para mostrarle su apoyo y comprobar cúal es la situación de los integrantes de los pueblos indígenas.

Tras su visita de diez días iniciada el 1 de mayo, la relatora ha declarado que “no se respeta la tenencia de tierras, entonces muchos se encuentran desplazados por intereses de empresas globales“. También aludió a la pobreza: “La tasa para estas comunidades está entre el 70 y el 90 por ciento. Algunos integrantes de estos pueblos son acusados penalmente de robo u otros cargos fabricados solo por encabezar protestas contra proyectos hidroeléctricos en sus tierras o contra la expansión de cultivos de aceite de palma que contaminan sus ríos”.

Vladimir Soto cree que el mensaje desprendido de esta visita es que permanece “la discriminación y segregación de los pueblos indígenas, quienes son despojados de sus tierras de manera ilegal para explotar los recursos naturales del país”, y ante este despojo, “la lucha social de los pueblos por la defensa de su territorio es criminalizada por parte del sector empresarial y el mismo Estado de Guatemala”.

El de Bernardo no es el único caso destacado. Lolita Chávez, lideresa indígena que fue finalista en el prestigioso premio Sarajov para la Libertad de Conciencia 2017 del Parlamento Europeo, ha llegado a pedir que Florentino Pérez “conozca a las comunidades que su empresa trata de eliminar en Guatemala”, en declaraciones recogidas por el medio Contexto.

Dividiendo a las comunidades

Durante la construcción de las instalaciones hasta 2014 se habían creado 800 puestos de trabajo, según declaraba Juan Carlos Méndez, directivo de CMI en una entrevista a Estrategia y Negocios en ese mismo año. Son contratos de baja cualificación en los que se contrata a los trabajadores por turnos de 15 días, a 13 euros el jornal. La investigación de Alianza por la Solidaridad no ha podido constatar que sean empleos formales, con seguridad social.

Aunque se trata de trabajo temporal, porque una vez concluidas las obras las instalaciones apenas necesitarán personal y éste será cualificado, por lo que no se podrá nutrir de la población local, esto ha dividido a las comunidades. Aquellos que tienen trabajo, aunque sea durante 15 días, son más proclives a apoyar las construcciones, aunque sea en contra del conjunto de la comunidad, nos relata la periodista M. Tristán.

También la empresa responsable de Renace ha llevado a cabo donaciones a las colectividades, como mochilas para los escolares o instrumentos de trabajo, como picos y palas. Al comienzo eran bien recibidos por parte de la población, aunque ya casi nadie va a recogerlos, constatan en Alianza por la Solidaridad. Ahora, cuando el proyecto está avanzando, son conscientes de que no traerán ningún desarrollo a la comunidad, ni acceso a luz eléctrica, y cada vez menos a un río que solo transporta el 10% de su caudal debido a las diferentes canalizaciones. Eso en época de lluvias. En la estación seca se pueden observar tramos secos y, a veces, los peces yacen amontonados por la falta de caudal. En muchas ocasiones ya no es posible tampoco la pesca.

También divide a los pobladores la compra de tierras. Entre aquellos que venden y no venden hay tensión. Aunque la mayoría de las comunidades han decidido no vender sus tierras a las empresas involucradas en Renace, algunos propietarios individuales han decidido hacerlo. Esto está dando diversos resultados. Se está produciendo el acaparamiento de tierras por propietarios medianos, para posteriormente revenderlas a mejor precio a los promotores de la hidroeléctrica.

Por otro lado, la concesión del uso del dominio público del río Cahabón por 50 años a Renace se contempla como una privatización de facto de un bien público, que no respeta el derecho a decidir de las comunidades indígenas sobre sus recursos naturales.

Efectos en la biodiversidad, contaminación y deforestación

Una vez que las diferentes fases del ingenio hidroeléctrico estén terminadas, éste absorverá casi todo el caudal superficial del río Cahabón. El caudal mínimo ecológico, estipulado por las autoridades en el 10%, no basta para abastecer de agua a las poblaciones cercanas en los 30 kilómetros que ocupa el proyecto, ni siquiera para mantener la vida acuática en la época de sequía.

El caudal del río se encuentra contaminado por sedimentos y descomposición orgánica en el embalse, además de producirse la salinización del agua de riego por concentración de sedimentos. La organización guatemalteca Madre Selva ha constatado un aumento de enfermedades hídricas, la proliferación de vectores, escasez y contaminación del agua.

Las obras han deforestado gran parte de la zona, que se encuentra rodeada de un bosque tropical de gran biodiversidad. Ha sido lugar de asentamiento humano desde la época de los mayas. Según un estudio de Madre Selva, consultado por Alianza por la Solidaridad, alberga un total de 664 especies vegetales y la presencia de especies tan emblemáticas como el jaguar, el puma, el saraguate negro o el tapir, que se ven amenazados con el impacto de las obras.

¿Qué piden las comunidades?

Sus demandas se resumen en que se mantenga estable el caudal del río Cahabón de manera que sea suficiente para que se conserve su biodiversidad; que se financie y apoye el acceso a electricidad de las poblaciones aledañas; que se proporcione agua potable canalizada a toda la población; y que se construyan centros de salud y educación dotados de personal cualificado, así como una maternidad que atienda a las mujeres de la zona.

El abogado de Madre Selva resume el caso Renace en que se compra la voluntad de las personas mediante trabajos temporales o la construcción de una iglesia o mejoramiento de una escuela, pero no se implementa un proyecto de desarrollo social acorde a las necesidades de los pueblos indígenas. “En Guatemala las hidroeléctricas no pagan impuestos, debido a que están exentas de dicho pago, por lo que no hay ingresos para el Estado para invertir en educación, salud o vivienda”, informa.

Estas empresas tampoco pagan las licencias de construcción a las municipalidades, pagan una cantidad mínima, por lo que tampoco a nivel municipal se obtiene beneficio alguno, y la generación de electricidad que realizan es para venderla para otros países como México y Honduras, por lo que tampoco se ven beneficiados con energía eléctrica. “En conclusión, únicamente son despojados de sus ríos y territorios de manera ilegal y no son beneficiados por la implementación de los megaproyectos”, afirma Vladimir Soto.

El Departamento de Alta Verapaz

Estos son algunos datos del departamento de Alta Verapaz, que acoge a la que será la mayor hidroeléctrica de Guatemala, donde se inserta el complejo Renace, recogidos en la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística de Guatemala:

El 92% de sus casi 228.000 habitantes están dispersos en 450 comunidades rurales mal comunicadas.

El 91% pertenece a la etnia maya quekchí.

La pobreza extrema alcanza al 53% (55 euros mensuales) y la pobreza al 88% (99 euros mensuales).

El 27% de la población es analfabeta.

El 56% de las mujeres no recibe asistencia en los partos.

En 2015 el 79% de las viviendas no contaban con suministro de agua y el 56% no tenían acceso a agua potable.

El 99% de las comunidades rurales consumía agua contaminada y no tenían sistemas adecuados de saneamiento en 2010.

El 63% de los hogares de San Pedro de Carchá (uno de los municipios más importantes afectados por Renace) no tenía acceso a suministro eléctrico en 2015.

(En la fotografía de Johan Ordoñez, Florentino Pérez en 2014 con el entonces presidente de Guatemala Otto Pérez)






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Estados Unidos: su injerencia en Venezuela y en Latinoamérica


Estados Unidos se siente dueño de este continente. En algún sentido, no solo se siente: ¡lo es! (claro que no en términos oficiales, por supuesto). Si alguien alguna vez pensó que desatiende su patio trasero poniendo su interés básico en otras zonas del planeta, se equivoca: esta región es vital para su sobrevivencia, por eso la cuida tanto.


ESTADOS UNIDOS: SU INJERENCIA EN
VENEZUELA Y EN LATINOAMÉRICA


Por Marcelo Colussi

El domingo 20 de mayo hay elecciones generales en la República Bolivariana de Venezuela. En un acto de soberbia injerencista sin par, el gobierno de Estados Unidos pidió (exigió) que las mismas se suspendan. ¿Cómo es eso posible?

Venezuela es un país libre, y pese a todo lo negativo que pueda decir la prensa comercial del planeta, lleva adelante un proceso de transformación social con elecciones limpias y transparentes. La democracia allí es un hecho. Si Nicolás Maduro se mantiene en la presidencia, es porque el pueblo mayoritariamente así lo pidió. Las criminales medidas de desestabilización que aplica el gobierno de Washington (boicot, generación de mercado negro, desabastecimiento, provocaciones diversas, etc., etc.) buscan a toda costa terminar con el proceso bolivariano. De no conseguirse eso por esas vías, no sería improbable que opte por una salida militar, seguramente con apoyo de gobiernos títeres de Latinoamérica, enmascarado todo ello en una supuesta “defensa de la libertad” contra la “narcodictaura” que sufriría el país de Bolívar.

¿Qué pasaría si en una elección gubernamental de Estados Unidos, país soberano e independiente, otra nación también soberana e independiente hiciera similar pedido para que se suspendieran los comicios? Daría risa. O movería a una airada reacción de Washington quizá, quien probablemente amenazaría con una respuesta militar. ¿Por qué no sorprende esa monstruosa declaración cuando es la Casa Blanca quien lo hace? ¿Por qué, más que risa, eso da indignación? (sabiendo que lo dicho –en este caso por el vicepresidente Mike Pence– es una virtual amenaza para tomar muy en serio, y que luego de lo dicho pueden venir acciones concretas).Porque, tal como dijo el ex candidato presidencial hondureño Salvador Nasralla, “Estados Unidos es quien decide las cosas en Centroamérica” (expresión que se podría extender a toda Latinoamérica).

La región de Latinoamérica y el Caribe, salvo algunas pequeñas posesiones europeas que continúan siendo colonias –oprobiosa rémora de siglos pasados: Guayana Francesa, Aruba, Bonaire, Curazao, Guadalupe, Martinica, etc.–, es un territorio libre. Libre, al menos, en términos formales de administración política. En otro sentido, en absoluto es un territorio libre. Es, desde la infame Doctrina Monroe de 1823, el traspatio de la gran potencia norteamericana. Lo dijo sin ambages en su momento el Secretario de Estado Colin Powell: los tratados de libre comercio firmados por Washington sirven para “garantizar para las empresas estadounidenses el control de un territorio que va del Ártico hasta la Antártida y el libre acceso, sin ningún obstáculo o dificultad, a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio.”

Estados Unidos se siente dueño de este continente. En algún sentido, no solo se siente: ¡lo es! (claro que no en términos oficiales, por supuesto). Si alguien alguna vez pensó que desatiende su patio trasero poniendo su interés básico en otras zonas del planeta, se equivoca: esta región es vital para su sobrevivencia, por eso la cuida tanto. Por lo pronto Latinoamérica es su principal proveedora de materias primas y fuentes energéticas: el 25% de todos los recursos naturales que consume Estados Unidos provienen de la región latinoamericana.

En términos estratégicos, el área latinoamericana es vital para la sobrevivencia y perpetuación de la clase dominante de Estados Unidos, representada por las políticas imperiales de la Casa Blanca. Sabiendo que la sociedad estadounidense, con su depredador modo de vida consumista necesita imperiosamente recursos naturales, es importante destacar que en Latinoamérica se encuentra el 35% de la potencia hidroenergética de todo el planeta (grandes ríos y sus inmensas cuencas, como el Amazonas, el Orinoco, el Paraná, etc.), que constituyen igualmente una enorme fuente de agua dulce de superficie, de importancia cada vez más crucial en el mundo dada su creciente escasez. Se encuentran en la región, además, el 27% del carbón de todo el mundo, el 24% del petróleo, el 8 % del gas, el 5% del uranio, así como grandes yacimientos de hierro y de minerales estratégicos (bauxita, coltán, niobio, torio –llamado a ser en un futuro el probable sustituto del petróleo–), fundamentales todos ellos para las tecnologías de punta (incluida la militar), impulsadas en gran medida por el capitalismo estadounidense.

La búsqueda insaciable de minerales metálicos y no metálicos, imprescindibles para los nuevos procesos productivos (en cuenta esa industria bélica tan básica para el proyecto geo-hegemónico de Washington), ha traído como consecuencia una masiva entrada de explotaciones extractivas en toda la región latinoamericana, con capitales de Estados Unidos básicamente, a veces enmascarados en empresas canadienses, presuntamente más respetuosas en los cuidados medioambientales, pero siempre en la lógica de acumulación por desposesión (aniquilando biosfera, pueblos originarios y culturas ancestrales).

Igualmente importante para el proyecto de dominación planetaria de la clase dominante estadounidense es Latinoamérica, en tanto su patio trasero y reserva “natural”, pues en la región se encuentra el 40% de la biodiversidad mundial y el 25% de cubierta boscosa de todo el orbe, lugares de donde puede obtener las materias primas para las industrias farmacéuticas y alimentarias. En tal sentido, es sumamente preocupante observar cómo se enseña en los centros educativos del norte lo correspondiente a la selva amazónica, presentándola como un territorio neutro, patrimonio de la humanidad, preparando así condiciones para el ingreso triunfal de las fuerzas estadounidenses en esa monumental reserva.

Otro punto igualmente vital es el Acuífero Guaraní, en la triple frontera argentino-brasileño-paraguaya, segunda reserva mundial de agua dulce subterránea. Y ni decir Venezuela y sus enormes reservas de petróleo, calculadas en 300 000 millones de barriles, suficientes para más de 300 años de producción al ritmo de consumo actual (recordando que el consumo norteamericano de hidrocarburos es, hoy por hoy, el más alto del mundo –20 millones de barriles diarios–, superando en un 100% a quien le sigue: la República Popular China).

Está claro, entonces, el porqué de la injerencia de Washington en el área latinoamericana y del Caribe: ¡esta es su reserva “obligada” de materias primas! Pero además son muchos otros los beneficios que obtiene Estados Unidos de su dominio en la región. La deuda externa latinoamericana asciende en estos momentos a cerca de un billón y medio de dólares, contraída por los gobiernos con los organismos crediticios de Bretton Woods: Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, manejados en mayor medida por la banca privada estadounidense. Es decir: además de robar recursos en forma inmisericorde (disfrazados de legalidad, amparados en supuestas relaciones comerciales libres), el capitalismo norteamericano expolia a la región con el pago continuo de una deuda usuraria que posterga eternamente el desarrollo de los más pobres, acrecentando al infinito los lazos de la dependencia.

Otro elemento importantísimo es la mano de obra barata que se ofrece en Latinoamérica. Es por ello que desde hace décadas se asiste a un creciente proceso de deslocalización de la industria en suelo estadounidense, trasladando numerosas plantas fabriles (maquilas, ensambladoras) y de servicios (los llamados call centers) a territorio latinoamericano, pues en nuestros países los salarios son infinitamente más bajos, obligándose a los gobiernos nacionales a establecer zonas francas para esas instalaciones, exentas de impuestos, sin sindicalización, sin controles medioambientales. En otros términos: un esclavismo disfrazado.

Además de ello, la mano de obra latinoamericana y caribeña especialmente barata, más allá del perverso juego con las políticas migratorias de Washington donde se cierran fronteras y se construyen muros supuestamente para no recibir más “hispanos indocumentados”, es una fuente de aprovechamiento de los capitales del norte, pues encuentran en esas masas humanas desesperadas un recurso casi regalado para ciertas industrias, para el trabajo en el agro y para muchos servicios a través de los interminables ejércitos de indocumentados que viajan desde la región tras el “sueño americano”.

Complementando todo lo anterior, no puede olvidarse que el sub-continente depende tecnológica y comercialmente en muy buena medida del gran país del norte, que a través de los mecanismos de “libre” comercio impone sus productos y servicios. En muchos rubros, Latinoamérica es un “esclavo” comercial de la producción norteamericana. En esa “libertad” empresarial, el único beneficiado es Estados Unidos. La situación no parece poder cambiar en lo inmediato dadas las actuales reglas de juego.

Está claro, entonces, por qué Latinoamérica es fundamental en el proyecto hegemónico de Estados Unidos. No por otra cosa resguarda a la región con más de 70 bases militares de sofisticada tecnología, sin que se sepa oficialmente cuántas son con exactitud, y qué albergan exactamente. De hecho, dos de las instalaciones más grandes y poderosasestán, “casualmente”, una en Honduras, muy cerca de las reservas petrolíferas de Venezuela, donde se está construyendo una enorme base militar que permitiría intervenir en el país petrolero así como en Cuba, y otra en el Chaco paraguayo: la base Mariscal Estigarribia, pudiendo albergar 20.000 soldados, cerca del Acuífero Guaraní y de las reservas de gas de Bolivia.

¿Por qué intentar detener las elecciones en Venezuela? La pregunta se contesta de suyo: es similar a por qué la estrategia de la Casa Blanca necesita desembarazarse de todos los gobiernos medianamente progresistas de la región (¡que no son socialistas en sentido estricto!, que llevan adelante programas sociales en el medio de planteos capitalistas, tales como el actual Venezuela, o los planteos peronistas en Argentina –ahora fuera del poder–, o los del Brasil del Partido de los Trabajadores –igualmente fuera de la presidencia ahora–, o el de Bolivia, o el de Nicaragua): son escollos, “piedras en el zapato” para la lógica de dominación estadounidense. No son gobiernos dóciles, que se prosternan mansamente ante los dictados imperiales, poniendo obstáculos a la entrada avasalladora de los capitales estadounidenses.

Como gran potencia capitalista Estados Unidos no está derrotada, ni mucho menos. Pero ya no tiene la supremacía abrumadora de años atrás, cuando aportaba más de la mitad del producto bruto mundial, cuando el dólar era el patrón monetario global indiscutido y cuando sus fuerzas armadas se sentían dominadoras de la escena. Hoy aparecieron otros competidores en lo económico, con una China que ya está superando su producción industrial, un déficit fiscal propio que está socavando en forma acelerada el dominio del dólar, más una Rusia renovada con un arsenal bélico que dejó atrás la dominación norteamericana, y un panorama mundial que muestra que el mundo no es unipolar bajo hegemonía estadounidense sino que hay otros actores en juego.

En ese complejo y dinámico escenario, Latinoamérica es el reaseguro del proyecto de dominación de Estados Unidos. Pero la historia es cambiante, y si bien hoy se intentó entronizar el discurso neoliberal como “el fin de la historia”, ¡la historia no ha terminado! Aunque la paliza al campo popular y a los planteos de izquierda en toda Latinoamérica fue muy grande en estos últimos años, la grama siempre reverdece. La Revolución Bolivariana, más allá de las críticas que puedan hacérsele y los desaciertos que conlleve, evidencia que la historia sigue adelante, moviéndose, rompiendo guiones preestablecidos.






Publicado por La Cuna del Sol
USA.

lunes, 14 de mayo de 2018

EEUU puede disparar armamento nuclear contra países desarmados: Irán en grave riesgo


Lo que no podemos negar es que la caduca burguesía en proceso de defenestración de la hegemonía mundial, sea capaz de cualquier aventura con tal de salvar su precaria situación. Esto lo puede llevar a la utilización del armamento nuclear contra algunos países que no representen posibilidades de contra respuesta nuclear (países desarmados) o donde existan debilidades en las alianzas estratégicas, en este caso, las establecidas con Rusia o China.


EEUU PUEDE DISPARAR ARMAMENTO NUCLEAR CONTRA
PAÍSES DESARMADOS: IRÁN EN GRAVE RIESGO


Por: Enrique Muñoz Gamarra

Hay fuertes vientos de guerra que asolan el planeta. Se observan cientos de tanques enviados por vía férrea en coches interminables desde Estados Unidos a Europa. Venta de grandes lotes de armamentos y aviones de combate desde este mismo país (Estados Unidos) a diversos países del Golfo Pérsico y Taiwán. Rusia tiene importantes acuerdos de venta de los S-300. Y en China hay importantes movimientos de tropas y armas estratégicas, ejemplo, instalación de misiles de crucero en el mar del Sur de China (inicios de mayo de 2018). A esto se suman, como parte de una fuerte carrera armamentística, pruebas constantes de misiles de diversos alcances por parte de Estados Unidos, Rusia, China, India, etc., además, permanentes ejercicios aéreos, navales, terrestres y, persistentes posicionamientos de armamentos y tropas en regiones estratégicos del orbe.

Mientras terminaba la corrección de este apunte (8 de mayo de 2018) se batía como reguero de pólvora sobre el mundo la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear Iraní firmada en 2015 entre los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, más Alemania. Esto ocurre a pesar de que la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) ha confirmado en varias ocasiones el acatamiento del país persa de lo acordado en 2015. Estados Unidos que está en una coyuntura de vida o muerte, al parecer pretende arrasar Irán, tal vez utilizando el armamento nuclear que tiene estacionado en su colonia que es Israel sionista, traspasando así, todas las líneas rojas, sin darse cuenta de la aceleración de su hundimiento sobre todo al colisionar con los intereses de los monopolios europeos al obligarlos a que retiren sus inversiones y empresas de este país (Irán), muy incrementadas desde el año 2015, que terminará aislándolo incluso afectando su último baluarte que es la OTAN. Con esto se siente que el tensionamiento estadounidense va ser muy fuerte. Realmente el asunto es preocupante.

Es en este marco que trato de enfocar este tema. Lo hago sobre hechos concretos. No, sobre el vacío. La guerra debe ser analizada con mucha precaución.

Veamos:

1.- La base de la guerra es la grave crisis económica que azota el conjunto del sistema capitalista, sobre todo, la economía estadounidense:

Partimos el análisis teniendo en cuenta que aún no está resuelto el largo ciclo económico de contracción y crisis del sistema capitalista iniciado en 1973. Como sabemos la crisis económica del 2008 está inmersa al interior de este ciclo económico. Esto indica que las contradicciones capitalistas siguen sumamente agudizadas y sus leyes muy agolpadas. Los apologistas del sistema olvidan adrede esta situación a fin de encubrir la vigencia e intensidad de esta crisis económica.

La sobreproducción de mercancías y la sobreacumulación de capitales son muy graves que cada vez se vuelven muy agudas por la sobreexplotación de la mano de obra, cuyas estrecheces económicas han originado en cadena primero la gran crisis de la demanda, segundo, la caída del comercio mundial y, con ello (tercero), la contracción de la economía del conjunto del sistema capitalista (incluido China). Hoy el sistema capitalista mundial naufraga en esta situación.

Aquello a partir del año 2017, justamente con el inicio de la administración de Donald Trump a nombre de los grupos monopólicos estadounidenses, ha devenido en una política de remedo del "proteccionismo", una suerte de aparente defensa de la industria nacional estadounidense pero que en los hechos ha significado el ahondamiento de la guerra comercial con China que ya estaba en curso desde el año 2010.

En el plano geopolítico el mundo está en una fase decisiva (tercera fase de la coyuntura histórica) empujada por la derrota militar estadounidense en la península coreana, que hizo absolutamente muy claro su pérdida de la hegemonía mundial.

Entonces la actual geopolítica mundial es extremadamente complicada para las tres superpotencias capitalistas. De hecho en las actuales circunstancias deviene en sumamente importante, tal vez más que sus ambiciones por mercados, el derecho a su existencia. Aquello es resultado del grave riesgo que implica la actual coyuntura al influjo de un importante reajuste capitalista donde unos, son desplazados y otros ascienden a nuevos niveles de poder. En realidad un periodo excepcional que solo ocurre en coyunturas históricas en el que el conflicto entre los grupos de poder mundial es a muerte. Esto en la actualidad es muy grave, sobre todo, entre los grupos monopólicos de Estados Unidos y Rusia.

Para el grupo de poder de Washington, representante de los monopolios estadounidenses afectados seriamente por la grave crisis económica iniciada en 2008, implica un periodo de vida o muerte.

Por supuesto este grupo de poder ha calado esta situación, ha observado la inmensa importancia de la actual coyuntura, al que considera de inaplazable, de vida o muerte, que si no lo resuelve de inmediato, puede traer graves repercusiones en un futuro muy cercano, lo que quiere decir, que no puede quedarse con los brazos cruzados, tiene que actuar forzando la situación, máxime si se trata de evitar una marcha inexorable a su total ruina.

2.- Las burguesías financieras, en esencia, son belicistas y guerreristas:

Esto proviene de la observancia de dos hechos históricos que configuran aquella situación. Son los pecados originales de la burguesía financiera. Llamémoslo así por el momento:

La primera tiene que ver con el carácter guerrerista de todas las clases dominantes en las sociedades clasistas. El origen de aquella situación proviene de la apropiación del excedente de producción que de forma automática condujo a la aparición de las clases sociales cuyos estamentos dominantes empujaron a la formación del Estado a su imagen y semejanza. Históricamente esto ha conducido a la apropiación privada de la producción social. En buena cuenta esta es la parte de lo que se llama la aparición del excedente de producción, la propiedad privada, las clases sociales y el Estado. En realidad, el momento histórico de la aparición de la explotación del hombre por el hombre sobre la faz de la tierra que finalmente dio lugar a la lucha de clases. Lógicamente aquello ha llevado a las clases dominantes a especializar sus Estados en maquinarias de opresión, esencialmente guerreristas.

La segunda tiene que ver con la belicosidad de la burguesía en la segunda fase del sistema capitalista, que bajo ninguna circunstancia podía ser una excepción. Más aun en la fase imperialista del sistema capitalista cuando este sistema llega a niveles extremos de agudización de sus contradicciones y donde las crisis económicas son muy graves, ejemplo, la que se inició en 2008 como parte del ciclo económico largo de contracción iniciado en 1973. Ante esta situación, la burguesía financiera que ocupa un lugar predominante en la esfera de la producción y el poder, se vuelve altamente agresiva y beligerante que cualquier otra clase dominante que la antecedió en la historia universal.

De lo anterior se concluye que las trasformaciones mundiales han corrido en medio de cruentas luchas. Aquellas jamás han sido pacíficas. La caída del régimen esclavista se logró por medio de fenomenales guerras antiesclavistas. El régimen feudal se vino abajo por las luchas anti feudales llevados adelante por el siervo de la gleba que luego devino en la burguesía que como sabemos utilizo la acción armada para traerse abajo el orden clerical. Las revoluciones burguesas fueron esencialmente violentas. Hubo movimientos radicales como los jacobinos, armas espeluznantes como la guillotina.

3.- Del carácter belicista de las burguesías financieras se extrae que la guerra es una cuestión que no está descartada:

En efecto no debemos olvidar los dos pecados originales de la burguesía financiera. Estos dos pecados originales son, el carácter guerrerista de sus ancestros y su propio carácter belicista inherente hasta su extirpación de la faz de la tierra.

En la coyuntura histórica iniciada en 2008, particularmente en un momento de fuerte escalonamiento estadounidense (fines de 2010 cuando dio inicio a sus llamadas "Primaveras Árabes"), la existencia del componente estratégico en Rusia y China fue gravitante para su contención. Si bien es cierto como consecuencia de la equiparación de fuerzas la indiscutible incapacidad estadounidense por batir estos disuasivos (de Rusia y China), impide, por el momento, un conflicto mayor, esto no da derecho a nadie a pensar que las guerras imperialistas se hayan terminado. Al contrario, las distancias que cubren hacia la gran guerra, ahora más que nunca se acortan cada vez más, pues, justamente en esta coyuntura lo fundamental es la carrera armamentística. Ya hemos dicho que el ajuste armamentístico es un catalizador muy fuerte que puede cambiar la situación mundial en cualquier momento, pues, siempre debe tenerse en cuenta que el equilibrio de fuerzas es un asunto transitorio enmarcado en el nuevo reajuste del sistema capitalista en que está envuelto el sistema capitalista con el sistema multipolar en el sistema internacional. Como dije en notas anteriores no sabemos cuánto tiempo va durar este proceso. Solo sabemos que la carrera armamentística marcha a pleno vigor.

De esta forma las confrontaciones inter-burguesas por definir el nuevo reajuste capitalista y con ella la nueva estructura económica con sus particularidades previas (miedo actual de la burguesía a la guerra nuclear) incitan a su agudización, en este caso instigada por la superpotencia en decadencia, es decir el imperialismo estadounidense. De acuerdo a esto, debemos ser lo suficientemente claros en afirmar que aquello a medida que avance aquel proceso, de todas maneras va conducir a una mayor confrontación bélica inter-imperialista. Consecuentemente la confrontación armada entre Estados Unidos, Rusia y China es una cuestión de tiempo. Cierto, no será el próximo año ni de repente el 2020 o el 2030. Pero, que se va a producirse, se va producir. Esa es la tendencia histórica del imperialismo que cuadra perfectamente con su esencia belicista como hemos señalado más arriba.

Esto para el proletariado, a pesar de la debilidad de sus condiciones subjetivas, deviene en el dilema de: "O la revolución evita la guerra o la guerra hace estallar la revolución". Aquello proviene de su asimilación de la importancia de su ideología como el conocimiento más claro, más alto y completo que debe conducirlo a un claro posicionamiento acerca de que todos los países imperialistas junto a sus bombas atómicas y sus armas estratégicas son tigres de papel.

Entonces aquellas dos lecciones indican que en la próxima historia de la humanidad la guerra es una cuestión muy presente. Una cuestión latente. No olvidemos los cambios mundiales sobre la base de las confrontaciones.

4.- Pero en lo inmediato, y tal vez también a mediano plazo, hay pánico en estas burguesías por la guerra nuclear:

Cuando los estadounidenses bombardearon las ciudades de Hiroshima y Nagasaki (Japón), 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente, ni siquiera sabían que con aquello estaban dando paso a un nuevo tipo de guerra en el mundo, que era la guerra nuclear.

Debemos saber que los tipos de guerra imperialistas son los siguientes: las guerras de baja intensidad. Las guerras convencionales con armamento convencional. Las guerras nucleares con armamento nuclear. Estas son guerras de agresión y pillaje. Son guerras ridículas.

Las auténticas guerras de trasformación revolucionaria son las guerras revolucionarias que lleva adelante el proletariado movilizando al pueblo completo contra la opresión capitalista. Se convierten en guerras populares cuando los pueblos entienden tres situaciones: primero, que la base de la opresión de los pueblos por parte de las burguesías es el poder que estas burguesías ejercen desde sus Estados, por lo que el proletariado tiene que quitárselo ese poder, destruyendo el estado capitalista y construyendo el nuevo poder que es el Estado socialista. Segundo, cuando los pueblos entienden que los países imperialistas y sus armas nucleares son tigres de papel. Y tercero, cuando estas guerras revolucionarias son conducidas por los partidos comunistas.

En las actuales condiciones del desarrollo capitalista, segunda y última fase, las confrontaciones están muy agudizadas. Aquello está referido por una parte a las confrontaciones inter-burguesas (o inter-imperialistas), sobre todo, entre las tres superpotencias imperialistas que son; China, Estados Unidos y Rusia. Y por la otra, a las confrontaciones entre el proletariado y la burguesía.

No podemos dejar de mencionar que por la inserción del sistema aun nuevo reajuste (reajuste capitalista) el desenlace de la confrontación inter-burguesa es muy urgente. En efecto aquello ocurre en medio de un reajuste capitalista con sus propias particularidades que para nada gusta a los Estados Unidos, pues en la nueva estructura económica capitalista su posicionamiento es después de China, en ella este país (China) emerge como la primera potencia capitalista, algo que se refleja en el actual sistema internacional con un sistema multipolar, todo sobre la base de la equiparación de fuerzas que Estados Unidos lo desconoce o no quiere aceptarla por lo que empuja a definirla cuanto antes. Aquello se define por supuesto con la confrontación que como hemos dicho más arriba debe efectuarse con sus propias particularidades, es decir, por el momento con armamentística convencional y fuerte presión militar de las fuerzas estadounidense por el temor de las burguesías a la guerra nuclear. En realidad la situación de este país (Estados Unidos) es de vida o muerte por su decadencia que no la acepta bajo ningún concepto.

El sol en efecto no puede esconderse con un dedo. El asunto de la equiparación de fuerzas y la perdida de la hegemonía mundial estadounidense, son dos realidades muy presentes que no debemos dejarla pasar. Y más aún, en la nueva realidad internacional, Rusia ha devenido en la primera potencia militar del mundo justamente sobre la base de su armamento nuclear.

La evidencia reciente de esta situación es la derrota militar estadounidense (14 de octubre de 2017) en la península coreana a manos de la República Popular Democrática de Corea (RPDC). Antes hubo otras derrotas militares como por ejemplo, el 3 de septiembre de 2013 en Siria cuando las fuerzas disuasivas de Rusia derribaron los dos misiles intercontinentales disparados por las fuerzas estadounidenses desde su base en Rotta (España) contra Damasco. Y luego, el 5 de marzo de 2014 en Crimea y Sebastopol cuando fue mostrada de forma abierta a los satélites espías estadounidenses armamentos avanzados que en su momento rechazaron un inminente ataque que preparaban las fuerzas fascistas de Maidan (Ucrania), Estados Unidos y fuerzas europeas a fin de recuperar esta ciudad (Crimea) que recientemente se había adherido a Rusia.

De lo anterior emerge el miedo a la guerra nuclear por parte de las burguesías financieras. Ninguna burguesía está dispuesta a enfrentar este tipo de guerra. En realidad es un temor a perder su capacidad de opresión contra otros pueblos y perder su condición de superpotencias. Consecuentemente no es un simple temor idílico.

Y todo esto, llego así:

Cuando a finales del 2017 Estados Unidos había llegado a las fronteras de la RPDC con tremenda alharaca internacional incluso con bombo de Rusia y China, llevando consigo un gran número de armamento convencional e incluso armamento nuclear, claramente dijimos que no habría ningún ataque nuclear preventivo contra este país (RPDC) y consecuentemente no iba producirse una Tercera Guerra Mundial en un periodo inmediato y a mediano plazo. ¿En que se sustentaba semejante conclusión? En dos cuestiones. Primero, en la posesión de aquel armamento por parte de la RPDC con una dirección política auténticamente comunista y dispuesta a jugársela el todo por el todo. Y segundo, en el miedo de las burguesías financieras por la guerra nuclear esencialmente por temor a que sus países perdieran sus condiciones de superpotencias obligándolas a una frenética carrera armamentística a fin de superar aquel impasse.

Hoy, aun con lo precipitado y extremadamente grave que es la carrera armamentística y por la particularidad de la nueva situación mundial, aquella afirmación sigue siendo totalmente correcta y con plena vigencia. Y con ello por supuesto no estábamos negando ni el carácter guerrerista de las burguesías parasitarias ni los pasos hacia una Tercera Guerra mundial. Aquellas son leyes científicas que están plenamente vigentes y lo estarán mientras exista el capitalismo. Hay que ser claros en esto.

En efecto, algo sorprendente ocurrió en estos años en la península coreana, cuando la RPDC probó el 3 de septiembre de 2017 de forma exitosa un mil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de transportar ojivas nucleares de hidrogeno hasta territorio continental estadounidense. En los hechos este país (RPDC) se había convertido en una nueva potencia nuclear. Un acontecimiento único y extraordinario en la historia de estos últimos tiempos de máxima dictadura imperialista. Por supuesto aquello de inmediato hizo temblar de pies a cabeza a la gran burguesía financiera estadounidense, que en su insana brutalidad pretendió obligarlo a que se desnuclearice. Entonces las carcajadas de la máxima dirección comunista de la gran RPDC fueron estruendosas.

A finales de 2017 todo estaba sellado. Los estadounidenses no podían traspasar ni tan solo unos centímetros de su sagrado territorio para que inmediatamente respondiesen con el armamento nuclear. El pánico fue terrible. Convocaron a reuniones de sus llamadas altas esferas: la ONU, Cumbre de Seguridad de Múnich, Cumbre de Davos, la trilateral, etc. Pero nadie tuvo la capacidad de detener a nadie: la derrota militar fue contundente. En realidad esto fue histórico que cambio de plano la correlación de fuerzas existentes hasta ese instante en el mundo.

Después cuando el 14 de octubre del 2017 la gran RPDC le hizo saber a Estados Unidos que estaba lista para una guerra nuclear, los cobardes imperialistas estadounidenses quedaron enmudecidos y prácticamente aceptaron su derrota militar. Esto por supuesto no es cualquier cosa. Es parte de la nueva geoestratégica mundial que ha impuesto una nueva correlación de fuerzas que hasta esos momentos se tenía en el planeta, que los rusos y chinos sencillamente no quieren asimilar. Una situación que las prensas de los monopolios estadounidenses, europeos, rusos y chinos callan miserablemente.

Pero aun así, esto es solo válido para lo inmediato y tal vez a mediano plazo como se sustentó en su momento. Corresponde a la historia capitalista de estos últimos tiempos conducir aquello a su desenlace final en medio de la cruenta carrera armamentística en pleno vigor en la actualidad.

5.- Sin embargo en la actualidad el letal imperialismo estadounidense empujado por su bestialidad puede ordenar el lanzamiento del armamento nuclear sobre países que no representen posibilidades de contra respuesta nuclear (países desarmados) a fin de contener su total hundimiento:

En efecto, lo que no podemos negar es que la caduca burguesía en proceso de defenestración de la hegemonía mundial, sea capaz de cualquier aventura con tal de salvar su precaria situación. Esto lo puede llevar a la utilización del armamento nuclear contra algunos países que no representen posibilidades de contra respuesta nuclear (países desarmados) o donde existan debilidades en las alianzas estratégicas, en este caso, las establecidas con Rusia o China.

El asunto es, cuántas pruebas nucleares se han efectuado desde la aparición de aquel artefacto en 1949. Sabemos que desde 1949 hasta 1989 hubo 2.061 ensayos nucleares. En realidad se trata de explosiones nucleares efectuadas sobre la faz de la tierra. De estas la ex Unión Soviética detonó 456 dispositivos nucleares. Estados Unidos, 1.030. Francia, 210. China y Gran Bretaña, 45 cada uno. India y Pakistán, seis cada uno. Además, de los 2.061 ensayos nucleares, 530 se detonaron en la atmósfera, lo que liberó una gran cantidad de material radiactivo, como Yodo-131, Cesio-137 y Estroncio-90. (1)

¿Esto qué quiere decir? Simple y llanamente que el ataque nuclear es posible.

Sin embargo para que esto se produzca existe una condición muy importante: la NO existencia o inexistencia de una contra respuesta o contraataque nuclear por parte del país bombardeado.

Como sabemos aquel ataque nuclear solo puede provenir de Estados Unidos incluso utilizando los artefactos nucleares de sus marionetas, sobre todo, la probabilidad de que aquello provenga en la actualidad desde Israel sionista es muy alta, en realidad su colonia, donde precisamente tiene depositada una buena cantidad de este armamento. Ahora mismo el sionismo israelita le está sirviendo de tapadera en la agresión a Siria igual que Turquía, que hace una labor de zapa muy interesante. Consecuentemente esto demuestra dos cuestiones: primero, que Israel es una colonia de Estados Unidos. Segundo, que el armamento nuclear allí establecido no es de Israel sino de Estados Unidos. El asunto es: ¿De dónde va sacar armamento nuclear un estado paramilitar, que sobrevive de las prebendas y los capitales estadounidenses? Por ejemplo se dice que desde 1948, Estados Unidos ha sostenido económicamente a Israel sionista enviándole miles de millones de dólares, convirtiéndolo en el mayor receptor de ayuda estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial.

Entonces la utilización de este armamento está condicionada a la no existencia de contra respuestas. Es decir los posibles ataques nucleares deben orientarse contra países desarmados. Los imperialistas estadounidenses son muy cobardes que se cuidan extremadamente de las contra respuestas. Así fue la destrucción de Libia, exigieron al coronel libio, Muamar el Gadafi, se deshiciera del armamento estratégico que Libia estaba preparando. Ejemplos como este hay muchos. Estos cobardes prevén que ni un gramo de plomo llegue hasta su territorio, no porque estén preocupados por su población, que no les importa para nada, sino, cuidando sus zonas estratégicas que puedan complicar su situación económica privando su capacidad de competición inter-imperialista y el poder del 1 % más rico de su población que en realidad es el grupo de poder de Washington, que controla al milímetro el siniestro estado estadounidense.

Como dijimos más arriba, aquel escalonamiento ya está en proceso:

Veamos esto:

En principio la historia sigue corriendo. Como hemos apuntado recientemente, tras la derrota militar estadounidense en la península coreana, Estados Unidos se ha vuelto contra Rusia y China de una forma muy agresiva.

Aquello desde el 26 de marzo de 2018 cuando China puso los futuros del petróleo en poder del yuan en la bolsa de energía de Shanghái su desesperación creció enormemente. Entonces dije, Estados Unidos había ingresado a una coyuntura de vida o muerte que en los hechos significaba sobrepasar todas las líneas rojas. Con esto las cosas están haciéndose muy claras para Venezuela, Cuba, etc. Los estadounidenses están prestos a forzar la situación, lo que quiere decir, cruzar las líneas rojas y tensionamiento, sobre todo, contra Rusia.

Ya vimos el ataque contra Damasco el 14 de abril de 2018 prácticamente por una intente fascista compuesta por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Y hace poco el 30 de abril de 2018 un nuevo ataque aéreo contra las instalaciones militares situadas en Hama con bombas de alta composición destructiva que incluso provocaron un terremoto de magnitud 2,6, tal como informó el Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM).

Veamos el siguiente apunte:

"El ataque aéreo contra las instalaciones militares situadas en Hama fue tan potente que provocó un terremoto de magnitud 2,6, informa el Centro Sismológico Euromediterráneo (CSEM). Según datos del CSEM, el epicentro del sismo se registró a 22 kilómetros al sureste de Hama y a una profundidad de 2 kilómetros. Los ataques aéreos se realizaron en la noche del 30 de abril contra varias instalaciones de las provincias sirias de Hama y Alepo. Por ahora se desconoce si dejaron víctimas o heridos. (2).

El 5 de mayo de 2018 nuevamente tuvimos conocimiento desde HispanTv del uso de misiles termobáricas por parte de la aviación británica contra territorio sirio.

Veamos:

"Según reveló el miércoles el portal web británico Drone Wars, que citó un informe de la referida Cartera, los drones MQ-9 Reaper de la Real Fuerza Aérea británica (RAF, por sus siglas en inglés) dispararon unos 19 misiles AGM-114N contra objetivos en Siria en enero y febrero de este año. La variante ‘N’ del misil AGM-114 contiene una ojiva termobárica, la cual es particularmente efectiva para atacar a personas dentro de espacios cerrados como edificios, fortificaciones o túneles. Drone Wars, no obstante, apostilló que estas bombas funcionan absorbiendo oxígeno del ambiente para crear una detonación de alta temperatura con un radio de explosión extremadamente poderoso. A diferencia de los explosivos convencionales que causan heridas a través de la metralla, el efecto de explosión de las armas termobáricas provoca daños en los órganos internos, incluidos los pulmones. Lo que diferencia a un arma termobárica de un explosivo convencional es que, mientras que un explosivo convencional tiene entre un 30 y un 40 por ciento de explosivo (...) las armas termobáricas usan casi un cien por cien de explosivo", precisó Bronk" (3).

Y hace unas horas (8 de mayo de 2018), mientras terminaba la corrección de esta nota, como dije en la parte introductoria de este apunte, Estados Unidos estaba dando su último zarpazo al retirarse del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 conjuntamente con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, además de Alemania.

6.- Mientras tanto Rusia y China siguen en la defensiva militar soportando descaradas provocaciones que sacuden el planeta de acuerdo al gusto del Pentágono:

Consecuentemente Estados Unidos tras su derrota militar en la península coreana, pasó a tensionarse contra Rusia y China. Entonces de inmediato la interrogante que salió a relucir fue: ¿Cuál iba ser la respuesta de estos dos países? ¿Iban a responder como lo había hecho en su momento la gran RPDC?

Los hechos posteriores indican que Rusia y China están siendo sometidas a violentas amenazas y graves provocaciones que sacuden el planeta en la actualidad muy fuertemente. Y lo más importante es que todo aquello es de acuerdo a los planes del Pentágono. En otras palabras de acuerdo a lo que quiere Estados Unidos. En todo caso las previsiones de Rusia y China son muy débiles. En los hechos están siendo sometidas a ridículas confrontaciones pudiendo pararlas en seco como lo hizo en su momento la gran RPDC con el armamento nuclear. No lo hacen y ahora sufren sus consecuencias. El asunto es muy grave y lamentable.

Por ejemplo en el caso del conflicto sirio, Rusia recién está evaluando la entrega de los sistemas S-300 a Siria, después de más de siete años de masacres de las fuerzas fascistas dirigidas por Estados Unidos contra el pueblo sirio. Es decir, Siria hasta aquí ha estado combatiendo con armamento obsoleto. Una situación que indica que la guerra de destrucción en Siria ha venido avanzando en complicidad de Estados Unidos y Rusia. Si esto no lo decimos ahora es mejor no escribir nada o callarse como lo hacen los escribas de las prensas rusas. Lo siento pero las cosas deben ser muy claras. Lo que de aquí en adelante deben hacer los pueblos y países progresistas es apoyarse solo en sus propias fuerzas, no dejarse arrastrar a guerras confiándose en exceso en los aliados. El asunto es armar al pueblo. ¿Estamos armando al pueblo? El ejemplo de la gran RPDC es muy bueno. También del presidente Maduro que dijo, si el Estado venezolano caía en poder de los paramilitares, pasaría a la acción armada. Las direcciones saben que en las luchas hay vencedores y vencidos. Y que a veces aquello se paga incluso con la vida. Si no, para qué nos metemos en la política revolucionaria. La lucha revolucionaria es así. Con esto no trato de asustar a nadie. Tampoco digo que deban capitular. No. Las perspectivas son muy buenas. Lo dijimos con ocasión del primero de mayo. Esto está aún fresco. Los cambios van a seguir desarrollándose. Hay que ser claros en esto.

Sobre este último el canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, asegura que Moscú, tras los ataques aéreos lanzados por Estados Unidos, el Reino Unido y Francia contra Siria, baraja todas las opciones para mejorar la capacidad disuasiva del país árabe, incluyendo el suministro de sistemas de defensa aérea S-300.

Veamos esto:

"Hace varios años decidimos no suministrar sistemas S-300 a Siria a petición de nuestros socios. Ahora, barajamos esta y otras opciones para garantizar la seguridad del Estado sirio, después de este escandaloso acto de agresión de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña", precisa el titular ruso en una entrevista publicada el lunes por la cadena de televisión británica BBC" (4).

Por su parte China desde hace ya un buen tiempo asume la cómoda posición de un país árbitro.

Veamos el siguiente apunte (se trata de su pronunciamiento tras la decisión de Estados Unidos de poner fin al acuerdo nuclear con Irán):

"…el portavoz (se refiere al portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, de China) hizo un llamado a todas las partes a asumir una "actitud responsable", teniendo en cuenta el "interés general a largo plazo", para lograr una resolución "política y diplomática" adecuada. "China adoptará un enfoque imparcial y responsable, mantendrá un diálogo con todas las partes y continuará preservando e implementando el acuerdo global", manifestó el diplomático" (5).

De persistir esta situación, vuelvo a repetir, hay grave riesgo de que Rusia termine en una humillante derrota estratégica en Oriente Medio, sobre todo, en Siria. No olvidemos que se trata de una confrontación inter-burguesa por mercados y zonas de influencia. La presión militar estadounidense está haciendo sus efectos. Rusia y China han caído en esa lamentable situación. No hay firmeza como se había hablado en un apunte anterior.

Las palabras del presidente sirio, Bashar Al Asad, expresadas recientemente (10 de mayo de 2018) son muy claras:

"La agenda del 'Deep State' (Estado profundo) en EE.UU. es crear un conflicto", aseveró el presidente. Precisó que "estamos bajo ese proceso por diversos medios y bajo diferentes nombres", y su objetivo principal es crear confrontación con Rusia. "Quizás no sea una Tercera Guerra Mundial en toda regla, pero es una guerra mundial. Tal vez de una manera diferente, no como la Segunda y la Primera; tal vez no sea nuclear, pero definitivamente no es una Guerra Fría; es algo más que una Guerra Fría, pero menos que una guerra en toda regla", expresó Assad" (6).

NOTAS:

1.- "Ban Ki-moon lamenta estancamiento de negociaciones nucleares". Autor: Thalif Deen. Nota publicada el 31 de agosto de 2016, en: Rebelión.

2.- "El poderoso ataque aéreo contra Siria provoca un terremoto (literalmente)". Nota publicada el 30 de abril de 2018, en: Sputnik https://mundo.sputniknews.com/orientemedio/201804301078328100-siria-sismo-ataque-hama/

3.- "Informe: Drones británicos disparan misiles termobáricas en Siria". Nota publicada el 5 de mayo de 2018, en: HispanTV.

4.- "Rusia evalúa entregar a Siria sistemas S-300 tras ataques de EEUU". Nota publicada el 17 de abril de 2018, en: HispanTV.

5.- "China se pronuncia tras la decisión de EE.UU. de poner fin al acuerdo nuclear con Irán". Nota publicada el 9 de mayo de 2018, en: Rusia Today.

6.- "Assad: "Estamos en un tipo de guerra mundial mayor que la Guerra Fría". Nota publicada el 10 de mayo de 2018, en: Rusia Today.

Enrique Muñoz Gamarra: Sociólogo peruano, especialista en geopolítica y análisis internacional. Autor del libro: "Coyuntura Histórica. Estructura Multipolar y Ascenso del Fascismo en Estados Unidos". Su Página web es: www.enriquemunozgamarra.org






Publicado por La Cuna del Sol
USA.